Una emprendedora a tener en cuenta

Una de las emprendedoras que admiro, después de Chanel, aunque en este caso el camino para llegar al éxito fue muy diferente, me refiero a Jeanne Lanvin. Seguro que os suena la firma francesa Lanvin, es uno de los desfiles imprescindibles de ver. Lanvin es la firma francesa mas antigua, fundada como “maison de couture” por Jeanne Lanvin en 1909.

Jeanne empezó su negocio de una manera muy similar a mi estimada “Coco” como sombrerera, en una pequeña tienda en una calle de París.

Después de casarse se quedó en estado y nació su estimada hija, a la que llamó Margarita. Esta fue la causa de su inicio en la creación de vestido, ya que ella misma se los confeccionaba, con un gran éxito entre sus clientes de la sombrerería, que se los encargaban también para sus hijas. De este modo, Margarita se convirtió en su musa.

Cuando los pedidos de vestidos iban en aumento, decidió crear la sección “Enfant”, lanzando el concepto de moda infantil, que hasta el momento no había existido como tal. Un año mas tarde del lanzamiento de la linea infantil decidió que era el momento de establecer su “maison de couture”.

El estilo de sus prendas nunca siguieron los cánones establecidos por las tendencias de la época. Siempre tubo un gusto por los colores, apartándose de la sobriedad de la época, y aportando siempre un aire romántico en ellas.

Como Chanel creó “el pequeño vestido negro”, Dior su “New Look”, Lanvin creó “robes de style”, unos vestidos inspirados en el Segundo Imperio Francés, con faldas amplias y largas, en colores pastel. Esa preocupación por los colores la llevó a construir su propia fabrica de tintes, donde podía experimentar con ellos hasta conseguir los matices deseados. El color preferido de Jeanne, el “blue Lanvin, un azul muy saturado, pero sin llegar a ser oscuro, se convirtió en su sello de identidad.

A mediados de los años 20′ crea su linea masculina, siendo así, la primera firma que englobó distintas lineas bajo una misma identidad, muy similar a lo que hoy en día conocemos como “lifestyle”.

Jeanne Lanvin muere en 1946 dejando la firma en manos de su hija, que mas tarde contratará a un diseñador español, Antonio Canovas del Castillo, para encargarse de las colecciones de la firma. Posteriormente cambiara de manos la dirección artística varias veces.

Actualmente Lanvin pertenece a una empresaria y mecenas china, Shaw Lang Wang con Alber Elbaz como director artístico.

Siempre me gusta recordar que en la historia han habido mujeres capaces de emprender un negocio, que poquito a poco han logrado alcanzar metas que en un principio no creían posibles de alcanzar. Que no es necesario disponer de un gran capital, tan solo creer en ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s